Cómo llevar un pasajero en tu moto

Sin título

El llevar a alguien con nosotros en la moto es una experiencia muy placentera pero, si no tenemos en cuenta algunas pequeñas cosas, puede llegar a convertirse en un pequeño martirio, sobre todo si tanto el piloto como el acompañante no tienen experiencia rodando en compañía.

La moto puede disfrutarse en solitario o en compañía, y en ambos casos, la clave es precisamente esa: Disfrutar. Por esta razón, para intentar contribuir a que sea toda una experiencia positiva, desde la Asociación Harlistas de España queremos brindarte algunos consejos a la hora de llevar a un pasajero en tu moto.

Lo primero que tenemos que mirar es por la seguridad. El pasajero deber ir también correctamente equipado, aunque el trayecto no sea muy largo o bien vaya a ir como “paquete”de manera ocasional.  Y somos los conductores los que debemos incidir en este tema tan importante. Hay que ir preparados y equipados por si acaso.

De la misma forma,  el llevar un pasajero significará que el peso que la moto soporta se incrementará notablemente, además de que el centro de gravedad se desplazará de alguna forma, lo que desde el punto de vista de la física ya tiene distintas implicaciones que afectarán a la forma de conducirla en marcha y, por supuesto, a la hora de realizar algunas maniobras, que implicarán algunos cambios que hay que conocer de antemano:

  • Tendremos que realizar más esfuerzo para girar.
  • Aumentar la velocidad llevará más tiempo y distancia.
  • La física dicta que al llevar mayor peso, la moto necesitará mayor distancia para parar completamente.

En caso de inexperiencia, sería una buena idea que, antes de subir un pasajero en tu moto por primera vez y salir a carretera, practicar algunos ejercicios en un sitio tranquilo como por ejemplo maniobras como girar, acelerar y frenar, para permitir que nos adaptemos al control del vehículo antes del agobio del tráfico y de las grandes velocidades. De este modo, podremos tener una buena percepción de cómo se comportará la moto con este extra de peso.

Un pasajero que nunca haya sido “paquete” en una moto probablemente no sepa exactamente qué tiene que hacer y lo qué no en determinadas situaciones. Por ello, los conductores podemos darle unas nociones acerca de lo que, aunque no sea mucho,  debería no sólo saber, sino tener interiorizado cuando va como pasajero en una moto:

  • Al hacer giros, es aconsejable que el pasajero se inclinase junto al conductor, para que la moto pueda tomar bien las curvas.
  • También es más seguro si nuestro acompañante va prestando atención a la carretera, para prevenir así frenazos, acelerones o giros que podamos tomar, para que no le pillen de sorpresa.
  • Mientras estemos en marcha, nuestro pasajero debe estar lo más recto posible para evitar precisamente que la moto esté desequilibrada hacia un lado y dé problemas en la conducción.
  • Importante el movimiento sobre la moto. Si el pasajero necesita moverse o colocarse en su asiento, es necesario que avise al conductor antes para que a su vez le indique el momento oportuno de hacerlo.

Es bueno que le expliquemos cómo y por dónde debe subirse a la moto (lo de quemarse con el escape no es nada agradable). Lo mejor es que el conductor ya subido en la moto, y con los dos pies apoyados en el suelo, indique al pasajero por qué lado subir y que éste lo haga, de forma general, poniendo un pie al estribo, para que una vez que esté erguido sobre él, pase la pierna por encima del asiento hasta el estribo del otro lado.

12027571_168993420108089_6760650864803913547_n

Del mismo modo, es conveniente que (aunque dependerá del tipo de moto que lleves)  el pasajero se siente lo más pegado al conductor. No solamente porque en una frenada pueda desplazarse, golpear su espalda y complicar más la conducción, también porque en una aceleración podría irse hacia atrás. Por tanto, lo mejor es que se siente muy pegado al conductor.

Ya en marcha, como hemos comentado, lo más importante es explicarle al pasajero que no se mueva del asiento ya que cualquier movimiento suyo influye en la moto y puede provocar un susto. También es usual que los pasajeros sin experiencia se inclinen en sentido contrario a curva (es algo instintivo), para evitarlo podemos indicarles que cuando se llegue a una curva miren por encima del hombro (del piloto) del lado hacia el que va la curva. Así se sentirá participe de la conducción y además ayudará en la trazada.

Otro momento que se puede considerar algo crítico es cuando hay que detener la moto (bien en un semáforo, en un atasco, etc) , indiquemos al pasajero que no baje los pies de los estribos, que con el apoyo del conductor es suficiente para mantener estable la moto. En el caso de que sea una parada, tampoco está de más indicarle que para desmontar hay que hacerlo igual que al subir a la moto, pero en sentido inverso. Con los pies del conductor sobre el suelo, que se ponga de pie sobre los estribos, pase la pierna sobre el asiento y se baje por el mismo lado por el que subió.

La confianza entre pasajero y piloto es clave. Por un lado, porque cuando una persona se sube en nuestra moto para acompañarnos está depositando toda su confianza en nosotros ya que somos los que estamos al mando de la máquina. Y por otro lado, porque cuando un conductor permite que un pasajero le acompañe, también confía ciegamente en que esa persona va a ir de forma adecuada en la moto sin poner en riesgo en ningún momento la seguridad de ambos.

11998933_154192514921513_6644368425445197729_n

También la comunicación entre ambos es vital, ya que aunque el pasajero ideal es aquel que no se mueve ni distrae, esto no significa que nuestro acompañante tenga que comportarse como si fuera una maleta más. Hay estar atentos  para escuchar preguntas y responder sus demandas para que el viaje para él o ella sea también lo más agradable posible: bajar la velocidad, conducir de  manera menos agresiva, parar cada menos tiempo, etc…, pueden ser algunas de las situaciones habituales que pueden darse en ruta.

Ahora bien, esta comunicación no debe significar que el viaje se convierta en una charla continua que pueda producir distracciones en el conductor y, mucho menos, discutir o simplemente tener una conversación que requiera un intenso esfuerzo mental.

Por último, aunque estamos convencidos que ya somos todos responsables, no está de más recordar que cuando se lleva un pasajero no es buena idea intentar demostrar nuestras habilidades de pilotaje. No hay nada peor que un pasajero asustado.

La moto se puede disfrutar solo o en compañía y en ambas situaciones la experiencia tiene que ser agradable. Por tanto, tengamos presentes estos consejos  para llevar un pasajero en la moto y tener una conducción segura y divertida a la vez.